Buscar
  • Julio Baldosa

Nunca es tarde para comenzar el cambio

Hay un refrán que dice que no se puede enseñar trucos nuevos a un perro viejo. Cuanto más viejo eres, más tendencia tienes a creer que esto es verdad sobre ti mismo.


¿De dónde viene esa mentalidad?


¿Quién te dio la idea de que eres demasiado viejo para aprender algo nuevo o para cambiar la forma en que estás viviendo?


Cuando eres joven y parece que tienes todo el mundo frente a ti, el cielo es el límite, y crees que puedes hacer cualquier cosa que te propongas.


Estás lleno de confianza, pasión y motivación. Una vez que se fija la vista en hacia dónde se dirige y lo que pretende lograr, nada puede interponerse en su camino.


Eres valiente, ambicioso y lleno de vida.


La monotonía


Luego, en algún punto, te distraes y te caes del camino. Algo sucedió que te quitó la atención de tus metas y tus sueños. Prometiste que volverías a ello una vez que pagara la casa, criara a los niños o superara un problema de salud.


Pero nunca lo hiciste.


La vida tiende a estar ocupada, tus aspiraciones se dejan de lado, y caíste en una rutina monótona.


A medida que envejeces, empiezas a sentirte derrotado e incapaz de acceder a la ambición y el vigor que una vez fue tan fuerte. Esa voz en tu cabeza dice que ya no tienes lo que hace falta, que has perdido demasiado tiempo o que eres demasiado viejo.


Aquí es donde muchas personas renuncian a sus sueños y se conforman con lo que tienen. Aprenden a vivir con autocomplacencia y celebran lo más destacado de vez en cuando; su vida sin vivir y lo que podría haber sido se oculta en su mente.


La historia suena tan triste, y puede ser para aquellos que nunca se retiran de ella. Pero la historia también puede tener un final emocionante, satisfactorio y alegre.


Hay innumerables historias de éxito de personas que abandonan su carrera elegida a los 40 años para empezar de nuevo en una nueva línea de trabajo, volver a obtener un títulos a los 50 años, dar el paso a los 60 años y volver a casarse a los 70 años.


¿Por qué aprender algo nuevo?


Resulta que PUEDES enseñarle trucos nuevos a un perro viejo y nunca es demasiado tarde para que tú hagas lo mismo. Antes de ejecutar ese viejo bucle en tu mente que eres demasiado viejo o que no te queda suficiente tiempo, considera las siguientes seis razones por las que querrías aprender algo nuevo o ir tras algo que hace tiempo que olvidaste.


  1. Mejore su autoestima.

  2. Mejore su calidad de vida.

  3. Cultivar y fortalecer relaciones significativas.

  4. Siente alegría y satisfacción todos los días.

  5. Lograr una sensación de grandeza.

  6. Vive tu vida con intención y propósito


¿Por qué quieres aprender?


Lo primero es lo primero, es necesario tener una comprensión básica del proceso de aprendizaje cognitivo de los adultos. Según un artículo sobre el proceso de aprendizaje de adultos, "la mejor manera de motivar a los estudiantes adultos es simplemente aumentar sus razones para matricularse y reducir las barreras". En otras palabras, necesitas saber tu "por qué" para querer aprender algo nuevo y necesita estar conectado a una visión de cómo te gustaría verte vivir en el futuro. Comprender su motivación para querer lograr algo es lo que estimula su deseo de alcanzarlo. En este punto, usted puede implementar una nueva estrategia para eliminar las barreras e ir tras la(s) cosa(s) que desea lograr.


Comience su nueva estrategia


Una vez que haya identificado sus razones para querer cambiar y la nueva estrategia que le gustaría ejecutar (en lugar de la anterior), tiene que instalarla. La nueva estrategia debe estar enfocada positivamente y debe ser aplicable a lo que se quiere lograr. Una vez instalada, la nueva estrategia requiere repetición diaria, como si se tratara de un nuevo hábito. Esto se hace de dos maneras: ensayando mentalmente (visualización) y tomando la acción física de hacerlo. Tomar acción es donde mucha gente se descarrila porque la gente se ha vuelto demasiado programada para el arreglo rápido (no importa cuánto sigamos buscando y esperando). Cuando algo no sucede de la noche a la mañana o después de uno o dos intentos, dejas de hacerlo. La acción y el mantenimiento de su enfoque es lo que se requiere para crear el cambio.


La paciencia y la autocompasión son tus mejores amigos en este viaje. Cultivando y practicando ambos en una base diaria será útil mientras aprendes y entrenas tu mente en nuevas formas. Cuando era pequeño, puede haber tenido dificultades para aprender a andar en bicicleta, a calcular ecuaciones matemáticas o a hablar un idioma extranjero. Esto no será diferente. La clave es presentarse todos los días, recordar tu motivación -tu por qué- por lo que estás haciendo y mantenerte comprometido a recorrer la distancia.


5 Pasos para Cambiar


Para que este proceso funcione, es mejor dejar ir primero cualquier creencia limitante que pueda tener acerca de su capacidad para hacer cambios en su vida, independientemente de su edad, y también cualquier emoción negativa asociada con estas creencias. A continuación, debe instalar el nuevo hábito o cosa que desea lograr a través de la visualización a través de los siguientes cinco pasos.


Cierra los ojos y piensa en ti.



22 vistas
  • Facebook Black Round
  • Google+ - Black Circle
  • Tumblr Black Round
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now